Habitatges Turístics
21 mar.

La prohibición de las Viviendas de Uso Turístico, en las Comunidades de Propietarios

Con las sucesivas reformas de la legislación en lo referente al mercado inmobiliario de arrendamiento, son muchos los propietarios que han optado por alternativas a la hora de poner su inmueble a disposición de terceras personas. Con el objetivo de conseguir un rendimiento económico más atractivo, el mercado de las Viviendas de Uso Turístico (VUT), se ha convertido en una opción en el arrendamiento clásico.


En ocasiones, sin embargo, esto supone algún quebradero de cabeza para otros propietarios, por lo que nos preguntan si es posible prohibir que se destinen las viviendas a alquiler turístico, y no menos importante, cómo se puede hacer, si es posible.< /p>

La primera respuesta es que sí, lo es. No se considera una limitación a la propiedad privada, sino una garantía de buena convivencia entre vecinos.


La segunda respuesta, el cómo se hace, si es más extenso, aunque no por ello complicado, pero hay que seguir unos pasos.


Para empezar, es necesario incluir la prohibición de los HUT en el orden del día de la Junta de la Comunidad de Propietarios, indiferentemente de si es ordinaria o extraordinaria. Debe especificarse que no se puede tomar ningún acuerdo, si no se ha contemplado su votación en la convocatoria. Esto evita que se tomen decisiones, sin que la totalidad de los vecinos hayan podido tener conocimiento.


Para aprobarse esta modificación estatutaria, es necesaria una mayoría del 80% de los propietarios, que representen a la vez, el 80% de las cuotas comunitarias. En caso de que por número de asistentes no pueda alcanzarse la mayoría, este acuerdo puede aprobarse en dos fases. Primero, es necesaria la mayoría simple de los asistentes a la Junta.


Una vez alcanzada, entramos en la segunda fase, donde habrá que esperar un mes, a contar desde la notificación del acuerdo, para ver si los propietarios no asistentes a la Junta, se oponen. Una vez transcurrido este período, será necesario enviar un anexo al acta, especificando si los acuerdos aprobados por mayoría simple a la Junta, se aprueban por la mayoría requerida (formación sucesiva), o por el contrario, decaen.


En caso de aprobarse, todavía habrá que dar un paso más, el último. Esto es, ir a la Notaría para que este acuerdo se eleve a público, se especifique el redactado del mismo sometido a votación, y se inscriba en el Registro de la Propiedad. Sólo con la válida inscripción, esta limitación será exigible a terceras personas.


Única y exclusivamente siguiendo este camino, el trabajo realizado por la Comunidad de Propietarios, representado por todos y cada uno de los departamentos, y por el administrador, no será papel mojado.


Hay que decir que, a pesar de la reciente jurisprudencia ha interpretado que la limitación de las actividades económicas incluye la prohibición de las viviendas de uso turístico, una redacción clara e inequívoca, ahorrará interpretaciones, discusiones e, incluso, procedimientos judiciales que se dilatan en el tiempo. Cuanto más clara sea la redacción de los Estatutos, mejor.


¿Necesitas más información? Contacta con nosotros y resolveremos todas tus dudas!