Casarse o hacerse pareja de hecho. ¿Cuáles son las diferencias?

Casarse o hacerse pareja de hecho. ¿Cuáles son las diferencias?

La jurisprudencia del Tribunal Supremo, en línea con el Tribunal Constitucional, ha precisado que la unión de hecho (siempre y cuando se hayan inscrito en el Registro de Parejas de Hecho), es una institución diferente de la de matrimonio, aunque ambas caen en el ámbito del Derecho de Familia. Así, hoy venimos a explicaros las diferencias de estos dos procesos en diferentes ámbitos:

EN CUANTO A REQUISITOS:

Para contraer matrimonio es necesario acreditar la capacidad matrimonial (artículo 56 del Código Civil) y expresar el consentimiento ante la autoridad competente y dos testigos, para obtener el acta que certifica la unión que se inscribirá en el Registro Civil. 

Para hacerse pareja de hecho también son necesarios dos testigos y se inscribirá la unión en el Registro de Parejas de Hecho de la Comunidad Autónoma correspondiente. Esta unión puede constituirse formalmente de dos formas:

  • Mediante una escritura notarial. 
  • Inscribiéndose en un registro de parejas de hecho, para lo que se exige un periodo de convivencia mínimo y variable según la regulación autonómica que se aplique (en algunos lugares no se exige si, por ejemplo, la pareja tiene hijos). 

No podrán contraer matrimonio ni formar pareja de hecho menores de edad no emancipados, personas ligadas por vínculo matrimonial previo y no disuelto judicialmente o parientes colaterales por consanguinidad hasta tercer grado. 

EN CUANTO AL RÉGIMEN ECONÓMICO:

Los matrimonios pueden optar por separación de bienes (régimen de bienes en el que cada uno de los cónyuges conserva sus bienes propios, usándolos y administrándolos sin intervención del otro),  sociedad de gananciales (régimen económico por el que se hacen comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos y que serán atribuidos por mitad al disolverse la sociedad de gananciales)  o régimen de participación (es decir, podrá pactarse una participación distinta a por mitad, pero deberá regir por igual y en la misma proporción respecto de ambos patrimonios y en favor de ambos cónyuges)

Las parejas de hecho deben acudir necesariamente ante una Notaría para otorgar en escritura las bases de su régimen económico y fijar los pactos. Si no lo hacen, jamás podrán validar un régimen económico matrimonial con independencia de los años de convivencia y la existencia de hijos.

DISOLUCIÓN DE LA PAREJA:

El matrimonio se da por terminado cuando uno de los cónyuges fallece o, bien tras tramitar un proceso de separación o divorcio. 

En cuanto a las parejas de hecho, se da por terminado por fallecimiento, de común acuerdo (sólo es necesario notificarlo al Registro) o por decisión de uno de sus miembros. 

HIJOS EN COMÚN:

En el caso de ruptura, las medidas son prácticamente las mismas, ya que prima el principio de igualdad y la protección a la familia, no resultando nunca perjudicados los hijos a causa de la situación parental. En lo que respecta al matrimonio, las medidas se fijan en un proceso de separación o divorcio. En los casos de parejas de hecho, en un proceso de medidas paternofiliales. En los dos casos se debe suscribir un Convenio Regulador que debe ser aprobado por un juez, o a través de un proceso contencioso si las partes no alcanzan un acuerdo.

PENSIÓN COMPENSATORIA:

En el caso del matrimonio, el cónyuge que carezca de ingresos por no haber trabajado durante el matrimonio podrá solicitar la pensión compensatoria en el proceso de separación o divorcio.

En el caso de la pareja de hecho, no se podrá solicitar la pensión compensatoria en el proceso de medidas paternofiliales, sino que tendrá que llevar a cabo un proceso civil ordinario específico, distinto, más largo y complejo. 

PENSIÓN DE VIUDEDAD:

En el caso de matrimonio, los cónyuges tienen derecho a la misma, independientemente de los años que lleven casados o de los ingresos del cónyuge viudo. 

En las parejas de hecho, para cobrar la pensión hay que haber acumulado 2 años como pareja de hecho antes del fallecimiento y haber convivido durante los 5 años previos. Además, el cónyuge vivo debe demostrar que sus ingresos no superan el límite fijado por cada Comunidad Autónoma.

POR ÚLTIMO…PERMISOS RETRIBUIDOS:

Cuando una persona se casa tiene derecho a 15 días de permiso retribuido. En cambio, en el caso de pareja de hecho, no existe tal derecho.